Formando un Equipo de Apoyo

By: | Tags: | Comments: 0 | junio 3rd, 2015

Padecer insuficiencia renal no solo implica hacer frente a los síntomas físicos de la enfermedad, sino también lidiar con las emociones que pueden surgir. Someterse a un tratamiento regular requiere estructurar correctamente la semana y, en ocasiones, es necesario depender de otras personas, como cuidadores y otros seres queridos que nos apoyen. Adaptarse al tratamiento y sus efectos secundarios puede resultar incómodo; además, adaptarse a la rutina que supone el tratamiento diario de diálisis requiere tiempo y puede generar ciertas tensiones.
Para lidiar con ello, existen muchas formas de desconectar y reestablecer un equilibrio en nuestras vidas, ya sea mediante la práctica de aficiones, la consulta a expertos y la participación en organizaciones de pacientes.

 

La familia y los amigos cercanos: un factor vital

Incluir a la familia y a los amigos en su equipo de apoyo sanitario puede ayudarle a atravesar los grandes cambios que implica esta enfermedad crónica; además, mejorará su calidad de vida y e incluso le ayudará a mejorar su salud.
reunionPor ello, no tenga miedo de solicitar ayuda cuando las cosas se le estén haciendo cuesta arriba.
Sus seres queridos podrán ayudarle a generar un hogar cómodo, un lugar saludable y podrán ofrecerle apoyo emocional. También pueden ayudarle a adaptarse a su nuevo estilo de vida y a cumplir con la dieta y el plan de tratamiento. Todo ello afecta positivamente a la forma en que evolucione su enfermedad. Los pacientes que viven solos pueden «ampliar la familia» con amistades íntimas, vecinos, voluntarios e incluso con algún animal de compañía. Si pertenece – o se siente atraído – a una comunidad espiritual, pida hablar con alguien del lugar de oración de su zona.

Encontrar a alguien con quien disfrutar

Participar en actividades grupales es otra de las claves para gozar de una buena salud física y mental. Sea lo que sea lo que le apetezca – hacer voluntariado como tutor, cantar en un coro, inscribirse en un gimnasio o participar en servicios religiosos -, participar en ese tipo de actividades le ayudará a sentirse bien y hacer nuevas amistades. ¡Elija usted la actividad que prefiera! Sus familiares también deberían continuar llevando a cabo sus propias aficiones y actividades, incluso aunque usted no siempre pueda acompañarlos.